LOS TESTIGOS DE JEHOVA (5)

Por: Andrés Carrera

Seguimos analizando las diferentes creencias de los Testigos de Jehová y hoy veremos dos más:

LA MUERTE Y EL INFIERNO.-  El “Hades” es solamente la tumba, que el fuego del “Seol” desintegra al instante a sus víctimas y los convierte en nada, y que no hay existencia consciente para los muertos hasta que llegue el tiempo de su resurrección corporal.

FUNDAMENTO BÍBLICO.-  Sal. 146:3-4; Ec. 9:5 y Ez. 18:4 (Leer también en la TNM).

REFUTACIÓN.- El salmo 146 si se lo lee completo no está hablando de la condición en que se encuentran los muertos, sino del hecho de que tenemos que poner nuestra confianza en Dios antes que en los líderes humanos.  Hay que alabar a Dios (1 y 2): en contraste con el hombre, Él es un ayudador que da esperanza segura (5); creó cielo y tierra (6); hace justicia a los agraviados (7), sana a los enfermos (8); se preocupa por los desamparados (9) y es Rey para siempre (10). Lo que estos dos versículos dicen es que el hombre muere y sus ideas e intenciones con él, por tanto, no ponga su confianza en ellos por muy buenos que sean.  Ej: John F. Kennedy, considerado un buen presidente de EEUU, fue asesinado y sus ideas honestan en el olvido.

En cuanto a Ec. 9:5, debemos decir que la Biblia además de dar el punto de vista de Dios, relata muchas cosas buenas y otras no tan buenas. Presenta las opiniones humanas y aún las del diablo.  Ej.: Job 2:4.

En el libro de Eclesiastés se presenta un contraste de opiniones: el materialismo secular en oposición al espiritual y piadoso.

Los primeros diez versos del capítulo 9 parecen reflejar el lado secular de la lucha. El escritor dice al final del v. 6 “Los muertos nunca más tendrán parte en todo lo que se hace debajo del sol”, idea que un testigo y tampoco un cristiano aceptará.  Así mismo el v. 2 dice que al bueno y al impío les acontecen las mismas cosas, idea que contradice toda la escritura. Por tanto ese verso refleja un punto de vista que no es de Dios.

Para hablar de Ez. 18:4 bástenos decir que este verso es una respuesta al v. 2, dejando claro que no hay responsabilidad de los hijos en los pecados de los padres, y cada cual pagará por lo suyo.

El uso de la palabra alma en el versículo se refiere a la parte espiritual del hombre, que sigue viviendo después de la muerte. Se lo puede demostrar con Lc. 12:4-5 que nos deja ver que hay vida después de la muerte y con 2 Cor. 5:1 y 8-10 en la que se nos dice que compareceremos ante Dios (Leer ambas versiones).

¿QUÉ OPINA ENTONCES EL SEÑOR ACERCA DE LA MUERTE Y EL INFIERNO?

Lc. 16:19-31.- Los testigos dicen que este relato es una parábola y que Cristo no estaba hablando de la condición de los muertos.  Sin embargo, habría que entonces decir que esta es una de las pocas parábolas que no empiezan con “el reino de los cielos es como” o una frase parecida, por lo que parece más una historia que  una comparación.

También sería la única parábola en que Cristo nos mintió, pues usó situaciones reales para ilustrar cosas espirituales.  Ej.: El hijo Prodigo, El Tesoro perdido, La Sal, etc.

Esta historia del rico y Lázaro nos debería revelar de cualquier otro comentario, pero queriendo dejar en claro que esta historia, reafirma la verdad espiritual leamos: Ap. 6:9-11; Fil. 1:23-24; para muertos y Mat. 13:41-42; Lc. 13:27-28; Mat. 13:49-50; Mat. 23:13 y 24:50-51; Lc. 12:46-48; Mat. 25:30*; Mat. 26:24; Mar. 9:47-48*; Luc. 6:23-25*; Lc. 4 y 5*; Ap. 14:9-11*.

(*ENFASIS ESPECIAL EN LA T.N.M.)

EL CIELO.- Sólo 144.000 personas van al cielo.  Este “rebaño pequeño” comenzó con los apóstoles y se completó en el año 1935.  Muy pocos de los ancianos de los Testigos  quedan todavía en la tierra que irán al cielo, el resto de los Testigos esperan vivir en la tierra para siempre.

FUNDAMENTO BÍBLICO.- Sal. 37:9; 11 y 29; Sal. 115:16; Mat. 26:27; Jn. 10:16; Lc. 22:19; y Ap. 7:4 y 9.

REFUTACIÓN.-  Empezaremos por Mat. 26:27.  En el año 1986 solo 9.051 testigos de los 7’742.102 celebraron la comunión anual, pues los restantes no pueden participar del Nuevo Pacto del cual Jesucristo es el mediador (Heb. 12:24) (ATALAYA 15/2/86).  No existe ningún versículo que fundamente la creencia de que sólo hasta 1935 se llenó el cupo celestial.

De Ap. 7:9 es de donde sale el hecho de que hay una “Gran multitud” que es la clase secundaria de creyentes cuya esperanza sería vivir para siempre en la tierra. Hay que decir que se los muestra delante del Trono y el Cordero, que en Ap. 7:15 están del trono de Dios y en su Templo y que según Ap. 19:5-6 están en el cielo.

Ap. 7:4 es de donde sale el número 144.000 Testigos que pueden ir al cielo, número que se completó en 1935, pero lo que realmente trata el versículo es de 144.000 JUDIOS que testificarán del Señor después del rapto.  Por eso se da la lista de 12.000 por tribu y puesto que ellos dicen que el número 144.000 es exacto, sus partes (12.000 por tribu) también tiene que ser exacto.  El hecho de que se dé el nombre de los jefes de las tribus, le da a todo el pasaje un significado literal.

En contra de la interpretación común de Jn. 10:16, en la que Jesús les dice a los judíos que en el futuro habrá cristianos de todas las naciones, los Testigos comparan este versículo con Lc. 12:32 y dicen que el “rebaño pequeño” se completó en 1.935.  No solo que la vasta mayoría de los testigos, están con las ovejas que se quedaran en la tierra, también los creyentes de antes de la era cristiana son de las “otras ovejas” entre los que se encuentran Jacob, Abraham, Isaac, etc. Para refutar esto leeremos Heb. 11:13-16 y Heb. 12:22.

El Salmo 37 está claramente hablando a los  israelitas lo que podrían llegar a ver en su vida, que los buenos prosperarán con la bendición de Dios, mientras a los malos les iría mal, aunque esto sea al final de la vida. Hay que leer además de los versículos 9, 11 y 29, el 25 y 37 que hablan claramente de beneficios inmediatos, terrenales, no de profecía.

En cuanto al Salmo 115:16, este nos está hablando de la realidad de que la tierra fue dada al hombre para gobernar (Gen. 1:28) y no de profecías sobre el fin del mundo.  Si queremos referencias claras de a dónde van los cristianos leamos Heb. 3:1; Jn. 14:2-3; Jn. 17:20-24.

PERO ¿DE DÓNDE ENTONCES SALE LA FECHA 1.935?

Sale de una “revelación divina” dada al segundo presidente de la Sociedad J. F. Rutheford.

Los testigos dicen entonces:

“Estos relámpagos de luz profética prepararon el terreno por el discurso histórico sobre “La Gran Multitud”, dado el 31 de mayo de 1.935 por el presidente de la Sociedad Atalaya, J. F. Rutherford, en la convención de los Testigos de Jehová, en Washington D.C. ¡Qué revelación de verdad divina! (ATALAYA 1/3/85)

Se sostuvo, destacó y exaltó la esperanza celestial como hasta en el año 1.935.  Entonces, al “relampaguear la luz” para revelar con claridad la identidad de la “gran multitud” de Ap. 7:9, se pasó el énfasis en la esperanza terrenal.  (ATALAYA 1/2/82).

En Lc. 22:19 se dice que se sigue participando de la comunión, pero los nuevos convertidos desde 1.935 “no participan de los emblemas” en la comunión (LA VERDAD QUE LLEVA A LA VIDA ETERNA, ATALAYA 1968). Así que, aunque en su propia Biblia se dice que lo siguen haciendo, la mayoría de los testigos están prohibidos de hacerlo.

Nota.- Recuerde que TNM es la Traducción del nuevo mundo que utilizan los Testigos de Jehová.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s