¿QUÉ SIGNIFICA “SERÁ ATADO EN LOS CIELOS”?

Hola amigos: Estaba ordenando mis archivos y me encontré este artículo del Pastor Stam, que creo que es importantísimo. La próxima semana continuaremos con las dos tormentas que nos faltan: el internet y la pornografía.

Andrés

¿QUÉ SIGNIFICA “SERÁ ATADO EN LOS CIELOS”?

Cuando Jesús entregó al apóstol Pedro las llaves del reino de los cielos, también le dijo, “todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos” (Mt 16:19). ¿Qué significan “atar” y “desatar” en esta frase? ¿Y por qué lo realizado por los discípulos en la tierra vale también en los cielos?

Este texto a menudo se asocia con la teología del “traspaso de las llaves”, que mencionamos en nuestro ensayo anterior (“Una extraña costumbre…”, 13 mayo 2009), y es del mismo pasaje bíblico.  En 18:18, hablando del perdón, la frase se extiende a todos los fieles y se amplía su significado con agregar: “que si dos de ustedes se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquier cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos”. Ahí la relación tierra/cielo tiene que ver con la oración.

El telepredicador guatemalteco Cash Luna, siguiendo al errado pensamiento del pastor coreano Yonggi Cho, ha insistido constantemente, con mucho sensacionalismo, en su interpretación de esta frase. “El texto no dice, Aten ustedes lo que está atado en el cielo'”, afirma el predicar con tanto dogmatismo como simplismo exegético, “Al contrario, se ata en la tierra por nosotros. Es una sinergia” (palabra sublime, sin ningún sentido claro, muy de moda entre estos predicadores). Igual que el novedoso “Yo te bendigo”, esta interpretación de las palabras de Jesús coloca al creyente, como ser humano, en el lugar de Dios mismo.

Típicamente, Cash Luna no se preocupa de averiguar el significado correcto de los verbos “atar” y “desatar”, ni cuál fue el contexto de las palabras de Jesús, ni qué era el mensaje que Jesús quería comunicar a sus discípulos con estas palabras. El mayor error de estos predicadores es no preocuparse por el sentido original del texto, para sus primeros oyentes y lectores.

La frase bajo consideración corresponde a una fórmula legal para expresar la plena autorización de un emisario (Esd 7:14; Dn 5:24). Otras variantes de la fórmula son “el que te recibe a ti me recibe a mi” (Mr 9:37; Jn 13:20), “el que a vosotros oye, a mí me oye; y el que a vosotros desecha, a mí me desecha; y el que me desecha a mi, desecha al que me envió” (Lc 10:16), y “a que remitiereis los pecados, les son remitidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos” (Jn 20:23). Todas estas fórmulas, igual que Mt 16:19 y 18:18, significan lo mismo: la presencia de Dios con sus siervos avalando su ministerio, en fidelidad a la voluntad de Quien nos ha enviado.

El grave error de Cash Luna y otros es de pensar que la acción nuestra vale en lugar de la acción de Dios. Juan 20:23 no significa que nosotros por autoridad propia perdonamos pecados, en lugar de Dios, sino que Dios perdona pecados por medio de nosotros. Cash Luna saca esa inferencia muy equivocada, para caer en una falsa oposición, no Dios sino nosotros. Presupone que si nosotros atamos y desatamos, o perdonamos o retenemos pecados, entonces Dios no puede ser lo que a nosotros nos toca. Es lógica, pero falso.

Lo peor de esta aberración es que nos pone a nosotros en el lugar de Dios. Es la misma falacia de argumentar que si nosotros tenemos las llaves, ya no las tiene Dios. La misma desviación se refleja en las ya populares expresiones de “Yo te bendigo, hermano” o “yo proclamo”, “yo declaro, yo decreto”. ¡¡Tanto yo!! Se nota un afán de quitar prerrogativas de Dios y atribuírnoslas a nosotros mismos como autoridades espirituales que nos creemos ser. Hay una idolatría implícita en ponernos a nosotros mismos en el lugar que corresponde a Dios.

Al contrario, todas estas fórmulas sólo significan que nosotros estamos enviados a actuar en nombre de Dios, en conformidad con su voluntad y su Palabra. No nos autoriza a actuar en lugar de Dios. En el contexto histórico, parece que tanto las llaves como el atar y desatar significan autoridad para definir doctrinas fieles o heréticas y para determinar reglas de conducta permitida o prohibida (cf Mt 23:4). Por eso sigue inmediatamente a la confesión por Pedro de fe en Cristo (Mt 16:16), que no era por inteligencia humana sino por revelación divina (16:17). Con esa confesión Pedro empleó las llaves y ató una verdad. Pero en seguida Pedro se equivocó de plano, a oponerse al anuncio de la cruz (16:22). En eso Jesús escucho más bien la voz de Satanás (16:23). En eso no valían ni el poder de las llaves ni la autoridad de atar y desatar. ¡Cristo tuvo que “desatar” al mismo Pedro! Sin duda, muchas de las herejías que circulan en nuestro medio no están “atadas” en el cielo.

Para concluir, conviene observar que “atar” y “desatar” no se usan de posesión demoníaca ni de exorcismo. La expresión en Mt 12:29 y Mr 3:27 es una metáfora; en Mr 7.35 y Lc 13:16 se trata de enfermedades físicas; y en Mr 5:3 y Lc 8:29 se refiere literalmente a amarrar a una persona peligrosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s