SEGUIDOR O CONSUMIDOR

Por: Andrés Carrera

Algunas de las cosas que uno escribe o predica, son ideas generales que uno leyó o escuchó de alguien más y que las coloca en su contexto y realidad.

En mi caso, me inspiran mucho las prédicas de dos pastores de EEUU, que se llaman Andy Stanley y Bob Coy, y los escritos que a veces reproduzco aquí del Pastor Juan Stam. Ellos suelen tocar temas semanalmente que realmente me ponen a pensar, e incluso a veces tienen ciertas frases que me llevan a una investigación de otra temática que trataron muy de pasada.

Esta semana, escuché una prédica del pastor Stanley que en determinados momentos de la misma, me parece deja ver la diferencia entre lo que es el cristianismo histórico y el movimiento neo-pentecostal, tan de moda en nuestra América Latina.

El usó dos palabras para describir a las personas que se acercan a Cristo y dijo que eran o seguidores o consumidores, y esas son las exactas palabras que yo usaría para los dos antes mencionados acercamientos al Señor.

El primero de ellos, va a Cristo por lo que puede conseguir de Él. Ser una mejor persona, tener seguridad que nada malo le va a pasar ni a él ni a su familia, va a ser bendecido con buenas relaciones, buen trabajo y también con dinero.

Creo que no hay mejor descripción del movimiento neo-pentecostal que ese. Éstas personas se pasan predicando sobre como Dios nos va a bendecir grandemente, porque Él es un Dios amoroso y que busca lo mejor para los suyos. De cómo siendo Hijos del Rey somos príncipes y de como si yo lo obedezco, Él se encargará de hacerme “cabeza y no cola” y conquistaremos toda tierra “que pisen la planta de nuestros pies”.

¡Puede usted vislumbrar un evangelio más consumista que ese! Todo es sobre mí. Dios no tiene otra cosa que hacer, que pensar en cómo bendecirme en todas las formas posibles, porque yo soy “la niña de sus ojos”.

La gente entonces, se acerca a Dios porque es un buen negocio, es un Dios que si yo le doy obediencia, me dará todo lo que mi corazón egoísta desea, todo es cuestión de creer y Él se encarga del resto, porque lo que yo creo que algo es lo mejor para mí, eso es lo que me dará, y se enseña incluso que la frase de Proverbios 30 “Primero, ayúdame a no mentir jamás. Segundo, ¡no me des pobreza ni riqueza!, dame sólo lo suficiente para satisfacer mis necesidades. Pues si me hago rico, podría negarte y decir: «¿Quién es el Señor?». Y si soy demasiado pobre, podría robar y así ofender el santo nombre de Dios”, es un error de aquel que la escribió, ya que el mismo declara en versos anteriores que le falta sentido común.

Entonces, aquel que estudie el tema, podrá darse cuente que el neo-pentecostalismo está lleno de medias verdades e interpretaciones antojadizas de la Biblia, que llevan a sus miembros a ser personas consumistas en su búsqueda de Dios.

Los seguidores, en cambio, se acercan a Jesús sabiendo que hay un costo, que empieza por negarme a mí mismo y que puede incluir persecución, y un pasaje donde eso está muy claro es en Marcos 8: 34 al 38 que dice “Entonces llamó a la multitud y a sus discípulos. Si alguien quiere ser mi discípulo—les dijo—, que se niegue a sí mismo, lleve su cruz y me siga.  Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa y por el *evangelio, la salvará. ¿De qué sirve ganar el mundo entero si se pierde la vida? ¿O qué se puede dar a cambio de la vida? Si alguien se avergüenza de mí y de mis palabras en medio de esta generación adúltera y pecadora, también el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles”.

Si lee los versículos anteriores a estos que he transcrito, se encontrará que Jesús habla de lo que vendrá, saliendo del contexto de lo que le va a pasar a Él. De manera que es tan cierto que nosotros tendremos un costo que pagar, como que a Él lo crucificaron.

Imagine estar con Cristo en ese momento. La imagen de la cruz que Él presenta, no era para sus oyentes una señal religiosa para ponerse en el cuello o hacer una estatua, era la imagen de la degradación a la que sometía Roma a quienes osaban rebelarse.

Estas personas veían crucificados en los caminos que transitaban, puesto que los dejaban ahí por días, para que nadie osara seguir los pasos de aquellos muertos. Cuando Jesús dijo esto, debe haber habido algunos que se retiraron puesto que el costo era muy grande.

Cuesta mucho seguirlo porque tienes que decir no a ti mismo.

Y luego de eso viene el argumento más poderoso del pasaje bíblico, porque todos intentamos salvar nuestra vida aunque sabemos que eventualmente la perderemos. Por eso nos ejercitamos, comemos bien, rompemos malos hábitos, etc., pero a pesar de todo eso algún día dejaremos de vivir, pero si la invertimos en Él no solo que no la perderemos sino que salvaremos nuestra alma, y por favor, todos daríamos cualquier cosa por salvarla si es que lo creemos posible.

La salvación es gratis, no cuesta nada. Pero seguir a Cristo eventualmente te costará algo. En algún momento habrá un conflicto de intereses. Algo no vas a poder hacer o asociarte con, porque va en contra de lo que te enseña Jesús y tendrás que tomar una decisión. Será un imperativo moral, si voy a ser un seguidor no puedo coger ese trabajo, ir a ese sitio, tengo que salir de aquí, etc. y no es que Dios necesariamente te hablará, solo lo sabrás.

Se va a sentir como una pérdida, porque a veces tendrás que morir a tu sueño y será un momento de definición de vida y descubrirás quien eres en verdad y que no eres un consumidor sino un seguidor, porque dirás no a ti y si a Él.

Si quieres ser un seguidor algunas veces tendrás que decir no a ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s