UNA IGLESIA SALUDABLE (4): UNA CONGREGACIÓN SIN VIDA

Por Andrés Carrera

Analizamos en el primer artículo de esta serie las características de una iglesia sana y dijimos, que una iglesia sana tiene a sus miembros sirviendo, que se mantiene en constante evangelismo y se protege de doctrinas de error. Luego, analizamos las dos herejías que atacaron a las primeras iglesias: la de los nicolaítas y la que llamaron el espíritu de Jezabel.

Hoy, vamos a mirar, basados en el mensaje a la iglesia de Sardis (Ap. 3: 1 al 6) y a la de Laodicea (Ap.3: 14 al 22), lo que significa ser una iglesia sin vida y por contraste podremos concluir lo que es ser una iglesia saludable.

  1.  Estas iglesias estaban mentalmente tan muertas que ni siquiera se les ocurría aunque sea, una herejía. No tenían que ser atacadas, ya que nada bueno producían, así que mejor era dejarlas en su letargo espiritual, eso sí, todos los no creyentes estaban felices con ellos ya que no se diferenciaban de ellos. “¡Ay de ustedes cuando todos los elogien! (Luc.6:26). Una iglesia con un mensaje claro, provocará indeclinablemente oposición.
  2. Se habían olvidado hasta que Cristo las está mirando, que Él espera algo de nosotros y que lo que se nos pide está al alcance de nuestras manos. Nada hay tan importante como encontrar nuestro propósito personal de vida y algún día estaremos en su presencia dando cuentas, ya que, se nos dice que “Dios preparó de antemano obras para que anduviésemos en ellas” (Ef. 2:10) y será un día de gran pena en nuestras vidas cuando se nos deje ver todas las oportunidades que perdimos de servirlo. 
  3. Su estado de indiferencia era tal que ya no se preocupaban de estar vigilantes frente a la tentación o las falsas enseñanzas. Obviamente no les podía importar menos la segunda venida de Cristo o el hecho de que algún día seremos juzgados. Nada más alejado de sus vidas que el “velad y orad para no caer en tentación (Mt. 26:41) o estar vigilantes de los ¨lobos rapaces, y “falsos maestros” (2 Ped. 2:1 al 3).
  4. Jesús condena la neutralidad, como una actitud de resistencia a Él. No es dable que uno que se llame seguidor de Cristo,  no resulte contagiado por Su llamado al compromiso y a una vida transformada, y es por esto que dice esas palabras tan duras a la iglesia de Laodicea de “te vomitaré de mi boca”.
  5. No existe un cristianismo tibio, que no se preocupa por seguir a Cristo cueste lo que cueste, y que no está dispuesto a una obediencia total, aunque no comprendamos enteramente porque se nos pide algo en particular. Recuerde esto siempre: la desobediencia contínua a Cristo, como un modo de vida, no es señal de un cristianismo nominal, sino de un paganismo total. 
  6. El cristianismo está en nuestras vidas para ser el motor de una fuerte transformación que nos lleva a la obediencia, a intentar que otros se conviertan, y a la defensa de la sana doctrina sin claudicaciones ni medias tintas. Cualquier otra cosa es una mala imitación de lo que está supuesto a haber pasado en nuestros corazones.

De estos últimos tres estudios podemos concordar con lo que dijo William Barclay: “Una iglesia que está tan aletargada que no se da cuenta de las herejías está mentalmente muerta; y una iglesia que sea tan neutra como para dejar de suscitar oposición, está silenciada en su testimonio de Cristo.

¿Siente usted como yo que la iglesia del siglo XXI, más se parece a estas dos que a una iglesia saludable? ¿Qué nos debatimos entre la indiferencia y la falsedad?

Si es así, lo invito a empezar a transformarse usted, y que sea un miembro activo de su iglesia. Que combata la falsa doctrina y la mentira, empezando por estudiar para saber que es lo que Dios dice y que no lo es, y que entienda que a Cristo le interesan las personas radicalmente comprometidas, tanto que la gente comente como ama usted a Dios y a su prójimo aunque ellos no compartan sus ideas.

Que puede defender su posición en amor,  dejando claro el mensaje: Es porque Dios te ama que mandó a Jesucristo, y es porque yo te amo en Él, que te lo paso a ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s