UNA IGLESIA SALUDABLE (2): LOS NICOLAÍTAS

Por: Andrés Carrera

Cuando uno lee el mensaje a las siete iglesias del Apocalipsis (capítulos 2 y 3), encuentra enseñanzas sobre lo que deben ser nuestro comportamiento como congregación, y lo que debemos evitar.

Hoy continuando con esta serie de artículos sobre las características de una iglesia sana, me voy a enfocar en un grupo que afectó la vida de dos de estas iglesias, Éfeso y Pérgamo, y que llevaban por nombre los nicolaítas. (Ap. 2:6 y 15).

Los nicolaítas deben su nombre a Nicolás, quien nos dice la historia que fue uno de los siete diáconos nombrados en Jerusalén, y que después paso a ser prosélito de Antioquía.

Algunos historiadores dicen que este hombre se desvió, y cayó en la herejía. Otros dicen que sus seguidores cambiaron sus enseñanzas, hasta llegar a compartir una doctrina diferente a la Biblia.

No importa la razón, el hecho es que estos nicolaítas vivían vidas de permisividad ilimitada, dando rienda suelta a su libertinaje. Su razonamiento era algo parecido a esto:

La ley ha terminado, somos libres de ella, por tanto, podemos dedicarnos al libertinaje pagano, o el cuerpo siempre será malo así que, no tiene importancia lo que haga con él.

Estas personas entonces confundían la promiscuidad pagana con la libertad cristiana.

Imaginémonos el choque cultural con un ejemplo. Entra el cristianismo en una sociedad donde la promiscuidad sexual era normal, donde las sacerdotisas eran prostitutas, y el rito a los dioses incluía la relación sexual con ellas, y no solo que no ve bien estos actos, sino que los declara un pecado (1 Cor. 6: 15 al 19)

Ante esto los nicolaítas salen a escena intentando llegar a un acuerdo con las costumbres greco-romanas, intentando retener la mayor cantidad de ellas. Como toda herejía hablaban de un cristianismo mejorado, la revelación que solo ellos tenían. Ellos, no estaban dispuestos a ser diferentes, sino incluirse dentro de una cultura que les daba ciertas “libertades”, haciendo de esta una de las herejías más peligrosas, ya que de haber tenido éxito, el mundo hubiera cambiado a la iglesia y no al revés. Su política era una de compromiso, solamente para ahorrarse dificultades.

Tenemos que entender que el que no está dispuesto a ser diferente, no puede pensar siquiera en ser cristiano, y es que, la misma palabra griega para cristiano significa separado, aparte, diferente. Es la misma palabra que se usa para templo, que es un edificio diferente a los otros, y para el sábado, que era un día diferente a los demás, pues era el día del Señor.

Ahora, aquí surge la pregunta, ¿en qué debemos ser diferentes los cristianos? ¿Cómo nos diferenciamos sin ser santurrones o alejar a las personas de nuestras creencias puesto que se sienten rechazados?

Así  que veamos las enseñanzas claras de Pablo, a los creyentes cuando estos se enfrentaban a las costumbres de los pueblos paganos:

  1. Lo primero es “salid de ellos” (2 Cor.6:17). Sean diferentes de lo que eran, para que la gente glorifique a Dios por su cambio.
  2. La diferencia no implica separación ni física, ni de condenación, ya que debo llevarme bien con todo el mundo para “tratar de ganar a alguno” (1 Cor.9:22). No se trata de rebajar el nivel del cristianismo para parecernos a ellos, se trata de elevarlos a ellos, para todos parecernos a Cristo.
  3. Me sorprende como los cristianos podemos hacer diferencia entre órdenes claras del Señor, en  aras de no ser santurrones.

Me explico mejor: Un cristiano considerara pecado la fornicación, la blasfemia, el asesinato, el robo, etc., pero permitirá, sin siquiera  pensarlo, malas conversaciones, chismes, hablar mal de alguien, aunque estas están igual de condenadas que las primeras nombradas.

Pablo dice claramente “las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres” (1 Cor.15:33), y nosotros entramos con facilidad a la vulgaridad, al doble sentido, a festejar cosas que nos hacen pensar de broma en broma que lo bueno es malo, y lo malo bueno, y pensar eso también está condenado. (Isaías 5:20)

Pensamos que no nos podemos divertir sin eso, cuando cómicos como Tres Patines y Cantinflas nos enseñaron que uno se puede reír a carcajadas sin que la vulgaridad entre a nuestras vidas.

Tenemos que trazar la línea en alguna parte, y sea usted amigo lector, el que decida donde usted debe trazarla. Donde estamos pasando de  ser transformadores, a ser acolitadores de la inmoralidad. Donde estamos pasando de ser personas cambiadas a santurrones. Donde estamos dejando de hacer sonreír a mi Señor por la forma como vivo, para hacer reír al mundo comentando cosas que a Él no le agradan.

La Biblia nos advierte no caer en la herejía de los nicolaítas, que no era otra cosa que el amoldarnos al mundo, ya sea, porque queremos vivir en la inmoralidad, o porque no queremos que se nos diga “el hermanito”.

A mucha honra llevaré conmigo el término, si eso significa que he cambiado, que no permito que la moralidad del mundo me gobierne, y que mi vida de alguna manera causa sorpresa, molestia y hasta envidia, debido a que soy diferente y que he logrado que aquellos que se han relacionado conmigo en algún momento de su vida, no han salido sintiéndose condenados, sino desafiados a encontrar la única manera de ser diferentes: vivir en Cristo.

Cometeremos errores en el camino, mis amigos, pero nada nos debe alejar de nuestra meta “llegar a ser un varón perfecto, a la estatura de la plenitud de Cristo” (Ef.4:13)

Que usted y yo jamás licuemos el cristianismo para hacerlo más aceptable a la gente, sino que vivamos siempre pensando que mi único propósito diario es hacer sonreír a Cristo. Encuentre la manera y dejará de preguntarse qué es santurronería y que no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s