UNA IGLESIA SALUDABLE

Por Andrés Carrera

Predicando este domingo sobre Hechos 13: 1 al 12, me di cuenta de que nos enseña tres características que una iglesia sana debe tener, y eso me llevó a pensar en una serie de artículos que debo hacer sobre el tema, que, después de esta introducción se basarán en lo que Cristo le dice a las siete iglesias de Asía en el libro de Apocalipsis.

Como usted verá en este capítulo, la Iglesia empieza su salida “hasta lo último de la tierra”, tal como Jesucristo ordenó, y notamos tres cosas claves que se dan en toda iglesia saludable.

1. EL SEÑOR ESCOGE A SUS SIERVOS Y DECIDE EL SITIO DONDE VAN A SERVIR (1 al 3).- La iglesia saludable crece y se reproduce y nunca es un club sino una congregación. Esto quiere decir que no tenemos requisitos para la membresía sino que todo el mundo está invitado.

En un club usted tiene que tener un nivel determinado de ingresos, o jugar un deporte en particular, o hasta tener un color de piel determinado. Pero no es así en una iglesia, en ella todos están invitados, y queremos que la mayoría de la gente venga y se quede. Todo el mundo está invitado, y queremos ayudarlos a crecer en Cristo.

Es impresionante para mí como algunos creyentes tienen mentalidad de club. Apenas la iglesia deja de ser el sitio donde todo el mundo se conoce, donde él o ella son conocidos, quiere salir de la congregación. Es como si dijeran, ”como el pastor principal ya no tiene tiempo para mí, entonces ya mis necesidades no se encuentran satisfechas”. No entendemos, que el cristianismo es vivir para los demás, y por tanto, debemos prepararnos para servir, en cualquiera sea nuestro llamado lo más pronto posible. Se trata de dar, no de recibir.  (Hch.20:31)

En la iglesia saludable las personas buscan encontrar su llamado, pues esa es la orden bíblica: “Por lo cual, hermanos, procuren hacer firme su vocación y llamado” (2 Ped.1:10), y ese llamado lo hace encontrar su propósito. De hecho, Dios tiene un propósito para su vida, no se lo vaya a perder.

La primera característica entonces de una iglesia saludable, es que sus miembros se preparan para servir, ya sea dentro o fuera de la iglesia, lo más pronto posible como un objetivo de vida. Entienden que llegó el momento de cuidar, no de ser cuidados.

2. LA OBEDIENCIA REDUNDA EN EVANGELISMO (4 al 6a).- Una de las principales razones de nuestra existencia como congregación es contestar la pregunta de Romanos 10: 13 al 16: “Todo aquel que invoque el nombre del Señor será salvo, pero ¿Cómo invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin que nadie eles predique? ¿Y cómo predicarán si no fueran enviados?. . . mas no todos obedecieron al evangelio; pues Isaías dice Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio?. Nosotros  tenemos que testificar estando claros que no todos creerán, pero todos tienen que oír.

Nuestra obligación es convertirnos, como iglesia, en una expresión del amor de Dios. Como leemos en Mt. 13:31 y 32, debemos ser ese sitio donde vienen todos los pájaros, sin importar su color, a encontrar descanso.

3. SE PROTEGE DE DOCTRINAS DE ERROR (6b al 11).- La iglesia puede ser infectada e infestada. La falsa doctrina está arrasando con el cristianismo. La prosperidad, las maldiciones generacionales, las liberaciones masivas que incluyen vómito, la falacia de apóstoles y profetas (todas estas comentadas en otros artículos en este mismo blog), nos están separando de lo que ha sido la posición de la iglesia cristiana desde su inicio con los apóstoles.

¿Cómo nos protegemos? Con la lectura bíblica, y lo que dice es verdad y lo que no es falsa doctrina, así de sencillo. Revisa todo contra la Palabra. Conoce la Palabra para que nadie te engañe. Dejemos ya como comunidad de ser unos verdaderos iletrados bíblicos y por eso aceptamos cualquier interpretación antojadiza como verdad bíblica.

Cuidado con las falsas doctrinas que infectan la iglesia y no se deje engañar.  No asuma que el que habla de Dios o dice ser creyente lo es, así tenga autoridad en la iglesia local. Revise todo contra la Palabra, y busque la verdad sin cesar. Sea un apasionado de la verdad.

En el siglo XXI, hay muchos “magos” como el que vemos en esta porción de la escritura que dicen servir a Dios, pero la realidad es muy distinta.

La Iglesia recibe la Palabra,  la vive y sale a contar las maravillas de Dios. Queremos ser parte de una iglesia sana, porque ovejas sanas, producen otras ovejas también sanas, y dan fruto.

Esto se  logra principalmente conociendo y obedeciendo la Palabra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s