EL MITO DE LA PAREJA PERFECTA

Hace más de un año escribí sobre el tema de la pareja idónea (Febrero 2012), y había olvidado el tema, hasta que el otro día vinieron dos cristianos ajenos el uno del otro, de diferentes iglesias, de diferente género, de diferente medio socio económico, tan diferentes y sin embargo viviendo con la misma mentira que les estaba arruinando la vida.

Debido a esto, decidí no empezar la serie de la mujer y la biblia, y escribir otra vez sobre este tema, porque veo a los cristianos jóvenes batallando terriblemente sobre esto, y no parecen tener adecuada consejería para no equivocarse seriamente.

Empecemos por mirar de donde viene este mito: es el principal tema de películas y canciones, y aunque yo puedo estar de acuerdo que nos lleva a tener excelentes canciones y entretenidas películas, poco tienen que ver con la realidad de la vida.

El pensar que uno encontró a la pareja perfecta es una reacción química, que se da cuando conozco a una persona que considero mi otra mitad. El problema es que esta reacción no nos prepara para una relación duradera, al contrario, la hace más difícil, por la simple razón que creemos que lo nuestro es ÚNICO, y que por tanto nuestra relación no requerirá sacrificio ni deponer nuestro natural egoísmo.

Nadie se ha amado nunca como nosotros, no hay nada que nos separe, y si somos cristianos es peor, porque es Dios el que nos ha permitido conocernos y nos ha dejado ver que Él estábendiciendo esta relación, y que somos el uno para el otro.

Para mí es inconcebible como los líderes cristianos en lugar de derrumbar esta idea, la hemos espiritualizado diciendo que Dios te dirá quién es esa persona que Él creó para que los dos sean felices para siempre.

Hay un versículo en 1 Cor.13, que lo llamamos el capítulo del amor, que contiene la idea con la cual el apóstol concluye su concepto de amor y dice así: “Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; cuando llegué a ser adulto, dejé atrás las cosas de niño”. ¿Qué implica dejar de ser niño? Dejar de creer en los cuentos que dicen que vivieron felices para siempre, que dejan ver que si el príncipe encuentra a la princesa todo va a estar perfecto. Eso es de niños y lastimosamente es como algunos van y pretenden permanecer en las relaciones.

Hoy, tenemos personas que empiezan a orar porque el Señor les de la pareja idónea, ese hombre o mujer que los va a ser felices, y Dios tiene que decirles que ese es y entonces me caso en obediencia. Por si fuera poco, para asegurarnos vamos donde nuestro líder que normalmente es  o tiene don de “profecía”, para que nos diga si estamos en lo cierto. Una vez que mi oración me dio paz y que el “profeta” me ratificó que así es, tengo toda la seguridad de que esto es de Dios.

De donde habremos sacado estas ideas, porque si algo le puedo asegurar es que en la Biblia no está. Déjeme enumerarle algunos principios bíblicos sobre relaciones:

  1. Dios nos ha hecho para relacionarnos y que busquemos intimidad. Quiere que encuentres una persona con la cual puedas abrir tu alma.
  2. Dios no nos dice que debemos buscar en la pareja ni como cambiarlo, nos dice lo que nosotros debemos hacer para convertirnos nosotros en la persona ideal para otro. Déjeme darle un ejemplo claro: la Palabra me dice ama a tu esposa y a ella respeta a tu esposo, pero no me dice a mi obliga a tu esposa a respetarte o a ella que me forcé a amarla. Lo que dice es has lo que te corresponde a ti sin ver lo que el otro hace y encima no me da garantías de que funcionará, solo me garantiza que yo viviré más cercano a Dios haciéndolo.
  3. Si eres creyente no empieces una relación con un no cristiano, porque eso va a terminar mal.
  4. No ores por una pareja, ora para que Dios bendiga la relación y les muestre como llegar a ser la pareja idóneael uno para el otro, y ora para que te conviertas tú en esa persona, no para que el otro se transforme en lo que tú quieres.
  5. Mientras estás de enamorado o novio mira los focos rojos de peligro que el Espíritu Santo te deja ver: es explosivo hasta el punto de descontrol, es mujeriego, tiene ojos vagabundos, es extremadamente celosa, le gusta el licor demasiado, etc.

Este mito de la pareja perfecta ha engañado a las personas por generaciones cuando la realidad bíblica es sencilla:

No hay pareja ideal, hay un compromiso de dos personas con Dios de trabajar con Él para convertirse en la persona ideal del otro, sin importar si la otra persona hace lo mismo o no.

Así que, mientras está entre relaciones o queriendo tener una, en lugar de estar pensando como consigo a ese ser ideal le aconsejo que se concentre en esto:

Que tengo que hacer  para convertirme en la persona que la persona que busco estábuscando.

En la realidad “felices para siempre” tiene poco que ver con la persona que busco y todo que ver con la persona en que me convierto yo.

Una respuesta

  1. Yasmin Narváez

    Buenisimo! Gracias! Aunque el mensaje me llego 35 años tarde, llego a la vida de mis hijas.

    agosto 10, 2013 en 6:26 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s