PASANDO LA PUERTA

Una pequeña aldea francesa, durante la II Guerra Mundial, es bombardeada por la aviación nazi hasta ser reducida a escombros. Al finalizar el bombardeo, los sobrevivientes salen de sus refugios e intentan reconstruir lo que pueden. Al llegar a la iglesia local y sacar los escombros que están sobre ella, ven asombrados que la estatua de Jesús que tenía una leyenda que decía “Venid a mi” está casi totalmente incólume, sólo se le han dañado las manos.

El reparador del pueblo va a ver sus herramientas para reconstruir las manos, pero el sacerdote se lo impidió diciéndole que la prefería así.

Días después, la estatua estaba otra vez de pie sin las manos con una leyenda que decía: “No tiene manos en este mundo, por eso necesita las nuestras”.

Y esa inscripción es una de las más bíblicas que usted haya oído. Nosotros, la Iglesia somos las manos de Dios para llevar a la gente a sus pies. Sin nosotros nada se logrará, puesto que Dios ha decidido dejarnos el encargo exclusivo de llevar a la gente a conocer a Cristo.

Cuando la iglesia nace, dos de sus primeros componentes, Pedro y Juan, nos dan el ejemplo de como debemos llevar a cabo el encargo.

Analice conmigo Hechos 3: 1 al 10 y veamos los principios que debemos usar:

  1. Estar preparados (v1).- Ellos no sabían que el encuentro con el cojo ocurriría, pero estaban yendo a una de sus oraciones diarias. Los judíos devotos oraban tres veces al día y los apóstoles están yendo a cumplir con su acercamiento a Dios. Déjeme darles un ejemplo: Cuando en una comunidad saben que vendrá un huracán todos se preparan: ponen maderas para proteger las ventanas, compran alimentos enlatados, pilas, linternas, etc. Nos preparamos porque algo viene, y así mismo debe ser con lo espiritual.  Usted tiene que testificar, tiene que encontrar un ministerio donde sirva al Señor. No es suficiente haber sido salvado, ese es apenas el principio, si usted no entra en el servicio se está perdiendo una bendición enorme y no está caminando en la “escalera” hacia la madurez espiritual que se nos presenta en 1 Ped.1:5. Entendámoslo, por la fe se empieza, se despega, no es el fin, y no es que hablemos de obras. Es la fe que obra la meta de ser un discípulo. Es el amor aún a extraños.  ¿Pasas tiempo preparándote? Como David “En tu palabra estoy día y noche”. ¿Cuánto tiempo en oración? Si te alimentas todos los días, debes prepararte todos los días.  ¿Cómo empieza la conversión de los gentiles? En Hechos 10, Pedro va a ver a  Cornelio, pero jamás lo hubiera hecho si Dios no se lo hubiera dicho mientras él oraba. Usted y yo que no somos judíos de raza, nunca hubiéramos sabido de Cristo si Pedro no hubiera estado buscando de Dios en su vida.        Las pequeñas disciplinas hacen la gran diferencia. Dices “Dios no me usa” y el asunto es si no te preparas como te va a usar. Una de mis principales preocupaciones es pensar que puedo llegar a la presencia de Dios un día y que él me deje ver todas las almas que me perdí por andar en pecado, o distraído en otras cosas.
  2. Ser flexibles (2 al 4).- No pensaron que orar era más importante que la necesidad de alguien. Está fuera de la puerta, perdido sin importar cuánto dinero le des. Según Hechos 4 tiene 40 años así. ¿Cuántas veces habrán pasado estos dos apóstoles por allí? Pero el Espíritu Santo les dijo AHORA, y ellos tuvieron la suficiente flexibilidad para entender que atender esta necesidad era más importante que llegar a tiempo a la oración. Cuando nos hacemos cristianos nuestra vida se complica, ya que ahora me importan cosas, como que otros lleguen a Cristo, como hacer algo por alguien en necesidad. Antes estas cosas me tenían sin cuidado. Vea a las personas como gente en necesidad y véalos como una oportunidad y no como un inconveniente. A veces, puede no haber resultado inmediato, pero tenemos que entender que los efectos de lo que hacemos van más allá de ese momento. Todos hemos sido llamados al ministerio, aunque sean diferentes, somos servidores de Jesús. Nunca se olvide somos SUS MANOS.
  3. Discernir la necesidad (4 al 8).- Lo más grande que tenemos es Jesús, porque nos ama y murió por nosotros. No sacamos nada solucionando lo social solamente, otros lo hacen. Si decidimos construir casas para los pobres, el gobierno también lo hace. Si regalamos uniformes a escuelitas, hay fundaciones que también lo hacen. Toda la ayuda social que demos tiene que incluir a Jesús. Él es quien nos diferencia. No es poner ropa en las personas, es poner una persona nueva en la ropa. La gente no necesita solo cosas, necesita al Mesías. La mayor necesidad es la de Jesús.
  4. Ser un discipulador(9 y 10).- Entraron con él. Lo llevaron y no se desentendieron de él. Esto es una parte muy importante. Lleve a los nuevos de la mano, usted tiene el conocimiento, él es nuevo, no lo abandone. Dese el tiempo para ser un discipulado. Cristo no nos mandó a convertir gente nos mando a hacer discípulos. Esa es la Gran Comisión de Mateo 28:19 y 20.

Yo creo que en este pasaje encontramos la razón por la que la temprana iglesia fue tan eficaz y nosotros no. Se concentraban en su preparación, nosotros no; estaban dispuestos a ser flexibles y llegar tarde a sus ocupaciones, con tal de hacer la voluntad de Dios, nosotros estamos amarrados por nuestras distintas tareas. Entendían que lo que la gente necesita es a Cristo y solo se concentraban en eso, nosotros buscamos formas de decirlo “sin ofender”. Ellos creían en dedicarle tiempo a cada persona, nosotros no tenemos tiempo ni para uno y creemos que esto es de llevar gente a orar para conversión, sin entender que el trabajo queda incompleto.

Que quede muy claro, no estoy diciendo que evangelizar está mal, estoy diciendo que hay que discipular al convertido, y en mi experiencia eclesiástica, eso es lo que más nos falta, y por eso somos fácil presa de doctrinas erradas.

Sueño con el día en que la Iglesia use estos cuatro principios y entendamos que cada persona discipulada tiene un efecto multiplicador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s