LOS DISTINTOS ENFOQUES SOBRE EL SUFRIMIENTO

Uno de los autores cristianos que más me gusta leer es Philip Yancey. Sus libros me llevan siempre a meditar por mucho tiempo sobre las verdades más profundas de la Palabra.

Últimamente leí el libro  ̈Me Pregunto Por Qué” y en la página 173 empieza un comentario sobre las teorías acerca del sufrimiento que me interesa mucho comentar. Él lo llama la escalera del sufrimiento y maneja los siguientes escalones:

1.-    Una persona que vive bien jamás debería sufrir.- La teología central del neo pentecostalismo. A un creyente no le da cáncer, o derrame cerebral a menos que sea o un ataque del maligno o producto de un pecado, ya que, nada malo le puede pasar a un hijo de Dios, pues este nos protege de todo mal, y solo nos trae bendición hasta que sobreabunde.

2.-    Las personas buenas atraviesan dificultades pero siempre obtendrán alivio.- Ya que Dios entiende lo buenos que son, tendrán ciertas dificultades pero fiel es Dios para sacarte lo mas rápido posible y convirtiendo  ̈maldición ̈ en bendición.

Pronto entonces podrás casi que  ̈sacarle la lengua al enemigo ̈ cuando el Dios Todopoderoso te saque de los problemas donde este te ha querido meter y salgas incólume, cual  ̈héroe de la fe “habiendo soportado el sufrimiento inmerecido ̈ y logrado una victoria personal.

El problema con esta visión es ¿qué hacemos con Hebreos 11 y lo que sufrieron estos hombres y peor aún que hacemos con el sufrimiento de Cristo que nunca fue aliviado?

3.-    Dispone todas las cosas para el bien de quienes le aman.- ¡Que distorsión tan terrible de Romanos 8! Ahí no dice que ninguna cosa mala nos sucederá sino que ninguna de ellas: espada, persecución, hambre, desnudez, etc. podrá hacer que nos separemos del amor de Cristo, puesto que los creyentes (y sobre todo Pablo), entendemos que estas cosas son una posibilidad para los que vivimos para Cristo.

4.-    Las personas fieles pueden ser llamadas a sufrir.- Esta teología da por sentado el sufrimiento. Todos los apóstoles murieron mártires, y todos los que siguen a Cristo sufrirán injustamente.

Aquí nos fuimos al extremo filosófico de los estoicos. Ellos pensaban que ningún placer debía ser admitido. Luego los católicos romanos llevaron esta filosofía al extremo de la autoflagelación por los pecados del mundo, e incluso algunos santos de esa iglesia, lo son, debido a este tipo de conducta, que no resiste el más mínimo escrutinio bíblico, ya que, los pecados de cada uno fueron pagados en la cruz del calvario y no necesitan más sacrificio.

5.-    La indiferencia santa.- Habrá algo más sorprendente que la reacción de Pablo ante su cercana muerte en Filipenses 1:21-25 “Porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia. Ahora bien, si seguir viviendo en este mundo representa para mí un trabajo fructífero, ¿qué escogeré? ¡No lo sé! Me siento presionado por dos posibilidades: deseo partir y estar con Cristo, que es muchísimo mejor, pero por el bien de ustedes es preferible que yo permanezca en este mundo.  Convencido de esto, sé que permaneceré y continuaré con todos ustedes para contribuir a su jubiloso avance en la fe.

No se pierda el punto central: el quedarme me causará más sufrimiento pues debo esperar más cárceles y persecuciones, pero si eso le da gloria a Dios, prefiero eso a la inmensa alegría de estar con Cristo en todo momento y por la eternidad.

Será que nuestra ceguera es tal que no entendemos éstas palabras, será́ que estamos tan preocupados por el sufrimiento de los creyentes, que les estamos ofreciendo una vida sin ellos, cuando deberíamos estar ofreciéndoles lo que la Biblia enseña: una indiferencia a si este sucede o no.

Estamos tan centrados en vender una fe que protege del dolor, que nos hemos olvidado que en la vida este es inevitable. Nos estamos centrando en hacernos populares y convirtiéndonos en un verdadero “pare de sufrir”, que hace de nuestra fe un verdadero seguro contra problemas y dificultades.

Propongo la misma solución que Yancey: si tuviéramos indiferencia santa entonces las otras cuatro visiones no tendrían sentido, o serian iguales, ya que, por ejemplo efectivamente, a la gente buena no le pasan cosas malas, ya que lo malo es cualquier cosa que no sirve para glorificar a Dios.

No tenemos que preocuparnos de obtener alivio ya que nuestro alivio es la gloria de Dios y el servirlo de la mejor manera para llevar a cuanta persona podamos a Cristo.

El tercer y cuarto punto también dejan de ser importantes, ya que pasa a ser el costo normal de ser creyente, sin necesidad de que sea para todo cristiano en todas las épocas. La salvación y el señorío de Cristo en nuestras vidas, producen una vida que no nos protege de problemas. Por el contrario, los puede crear dependiendo de las circunstancias.

La realidad que vivimos en occidente actualmente, en donde podemos vivir sin persecución, no debe ser tomado como normal, y acomodarnos a ello, sino por el contrario, debe ser recibida como una bendición adicional, que otros hermanos, incluso hoy no disfrutan.

Así pues, en lugar de predicar tanto sobre como Dios no quiere que sus hijos sufran, que solo quiere bendecirnos aquí y ahora, con todos las comodidades que el mundo occidental ofrece, que tal, si ponemos al sufrimiento en su real dimensión: algo que nos va a suceder a todos de una u otra forma, que debemos estar dispuestos a pasar si eso lleva a otros a la conversión, o si debemos glorificar a Dios en una persecución.

¡Hasta cuando no entendemos que nuestra vida debe estar centrada en Dios, y no la de Él en nosotros! El importante es Él. Si tu vida le lleva gloria a Dios, será una vida bien invertida, sin importar la cantidad de sufrimiento que pases en ella.

2 comentarios

  1. EDGAR

    ESTA MUY BIEN EXPLICADO Y FUNDAMENTADO. ME GUSTO !!!

    mayo 11, 2013 en 2:24 am

  2. Edmundo Arvelaíz

    Me gusta el punto número uno y dos. Cristo fue atormentado porque Él incluso profetizo ese destino en Él. Tuvo que sufrir por mí para yo gozarme de salud.
    El resto con Hebreos 11 si tuvieron enfrentamientos de pruebas fuertes pero fueron liberados de todos modos.
    Romanos 8 se divide en dos partes. La primera desde el versículo 1-27 habla solo de ser guiados por el Espíritu Santo cuando abundamos en obras y frutos que Él da desde el interior del creyente y viene solo del Espíritu de Dios. En los últimos versículos habla solo de encaminarnos hacia las pruebas porque mientras mayores pruebas tengamos es porque no tenemos suficiente santidad, pero al pasar el tiempo y las pruebas se hacen menos y distantes es porque estamos y tenemos fortalecimiento en las cosas del Espíritu Santo conforme a la profesión de la santidad. Todo conforme en como somos sensibles a las pruebas y al dolor ajeno que nos digan: “ALLÍ HAY UNA PERSONA QUE NECESITA DE CRISTO.” Allí no dice nada de un cristiano soportando pruebas. Ni que fuéramos pared para que nos cayeran a golpes.

    mayo 23, 2013 en 6:59 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s