EL LIDER SIERVO

Libros enteros se han hecho sobre el tema del liderazgo. Definiciones se han dado como por ejemplo, que el líder es una persona que lleva a otras personas a cumplir un propósito, que un líder se hace y no nace, debe ser carismático, convocar a multitudes, tener buena imagen, etc.

Si uno oye la radio o sigue la prensa, se dará cuenta que nuestras sociedades claman por lideres diferentes, que pongan el beneficio público por encima del suyo propio. Están en una búsqueda insaciable por un tipo diferente de conducción, donde ya no halla el omnipotente líder a quienes los demás le rinden pleitesía y que se aprovecha de su posición para destrozar enemigos y exigir devoción completa y ciega.

Los que creemos en Cristo debemos imitar a nuestro líder, el más grande que la humanidad ha visto, pero lo que no entendemos, es que Él dejó claras instrucciones de cómo debemos desarrollar nuestro liderazgo, que será completamente diferente que lo que vemos alrededor.  Este estilo es el del LIDER SIERVO que está descrito en Juan 13:1 al 17 de la siguiente manera:

  1. Los lideres siervos aman (1).- Ese amor se expresa de dos maneras que son confiando en la soberanía de Dios y amar sin excepción al prójimo.

2.- Los líderes siervos sirven: (2 -4)

A.- Siguen con seguridad y confianza a su Señor.- Que proviene de su relación con Dios, con lo que entiende la soberanía de Dios, y que por tanto de Él depende su destino.

B.- Conocen su responsabilidad.- No la eluden. Están dispuestos a estar en el “ojo del huracán”, mostrarse tal cual son y ponerse de primer servidor, pensando al último en él.

C.- Conocen su suficiencia.- Saben exactamente lo que pueden y lo que no pueden. No tienen problema en pedir ayuda en lo que no conocen, no tienen problema en elogiar a otros por sus contribuciones y a entender que lo que él hace bien, viene de su relación con Dios, por lo que la cuidará y mejorará como prioridad de vida.

D.- Conocen a quien rendir cuentas.- Sabe que a Dios no le puede mentir, que El conoce su corazón, por tanto, en sus actuaciones tendrá presente que sueña con el momento en que se encuentre con su Dios y que este le diga “Bien hecho, siervo fiel, ven al gozo de tu Señor” y su peor pesadilla que es inadmisible que llegue a ese momento y “tenga que alejarse de Él avergonzado”.

3.- Los lideres siervos actúan con humildad (5).- No se compara con aquellos a que sirve para sentirse superior. Siempre se compara contra el cristiano que debería ser y agradece que no siendo nada, Dios lo ha elegido para servirlo. Siempre está consciente de que no merece su posición y que su obligación es mejorar las capacidades cristianas de sus liderados.

4.- Los lideres siervos actúan con autoridad y corrigen con intención (6-11).- No se convierten en cobardes acolitadores de falacias y hablan la verdad en amor, entendiendo que a veces, la única manera de que alguien se corrija es siendo claro sobre la conducta que está equivocada.

5.- Los lideres siervos modelan (12-17).- Entienden la necesidad de mostrar las cualidades cristianas para poder ser imitados. Incluso reconociendo sus errores enseñan que la vida cristiana es una batalla constante contra nuestro ego, y como mantenemos nuestro rumbo a convertirnos como nuestro maestro a pesar de los tropezones en el camino.

Piense en estas cinco características que se nos enseña y mire como fracasamos en modelar estas, los líderes de las dos instituciones más importantes en cristianismo:

1. Los esposos en sus hogares.- Nos cansamos de hablar de la necesidad de la sumisión de nuestras esposas e hijos basado en nuestra posición de “cabezas”, sin darnos cuenta la responsabilidad que esto significa.

Donde habremos visto a Cristo exigir obediencia en base a su posición. No, uno lo sigue porque nos ha dejado ver su amor, llegando al mayor de los sacrificios (Jn.15:13). Donde lo vemos poner sus gustos personales por encima de las personas a las que vino a servir.

Algún día usted y yo, hombre que está casado, daremos cuenta a Dios de lo que hicimos con nuestra esposa e hijos. Oro porque usted se dé cuenta a tiempo que esto no es de exigir fidelidad, es de amar como nuestro líder amó, y la fidelidad vendrá como consecuencia. Sea un líder siervo.

2. Los pastores en sus iglesias.- Cuando pienso en algunos pastores que se sirven de sus congregaciones, siento una gran pena combinada con una gran rabia. Qué cantidad de abusos, manipulaciones, de preferencias por el hermano que tiene dinero.

Que mandatos al estilo del mundo. Verdaderos dictadores, con una autopromoción que asusta, dedicados a darle a sus congregaciones las tres cosas que el mercadeo moderno exige:

Darle al consumidor lo que quiere, mantener satisfecho al cliente, y modificar el producto para que supla la necesidad del cliente. Vergonzoso, pero verdadero.

Todos los cristianos pero en especial los líderes cristianos tenemos que vivir por esta máxima que nuestro líder modelo:

El verdadero evangelio es un llamamiento a la auto negación; no a la autorrealización.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s