EL TRABAJO DURO Y LA PEREZA

Es momento de aprender algo más sobre lo que nos trae el libro de Proverbios.  Esta semana, veremos como marca las diferencias entre el trabajo duro y la pereza, dejando muy claro cuál de los dos comportamientos alaba a Dios.

Empecemos diciendo que nada que valga la pena se ha logrado sin esfuerzo.  Por otro lado la pereza y la vagancia entorpecen y empobrecen al hombre. (10:4 y 5,16; 13:11; 18:9).

De todas las descripciones de personas en la Biblia, la más ridiculizada es aquella que es perezosa. Dios se burla de él.  Al leer algunos de estos versículos sonreirás, y verás un tono burlón, que también está destinado a que recordemos que hemos hecho en el día, para que evitemos caer en vagancia.

6 MARCAS DE UN HOLGAZAN.-

  1. Ama el dormir (26:14).- Se agarra a la cama, dando vueltas en ella y pensando “un ratito mas“. (6:9 y 10; 24:33).  Adora el dormir para huir de sus responsabilidades.  El descanso beneficia al que trabaja duro, pero hunde al holgazán. (20:13).
  2. Inhabilidad para empezar algo (21:25 y 26).- No tienen nada de emprendedores.  Más tarde y mañana son los momentos en que el perezoso hace las cosas.  En la famosa caricatura de Quino llamada “Mafalda”, sale en una de estas, un amigo de ella llamado Felipe, colgando un letrero en su cuarto que decía “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy “y al terminar de colgarlo exclamó con orgullo: “Desde mañana mismo empiezo“.  Así es el vago, nunca alcanzará nada, pues nunca empieza nada.
  3. Inhabilidad para ser constante en lo que hace.- (19:24; 26:15). Si algo llega a intentar, arranca con bríos, pero no tiene la perseverancia y la energía para completarlo (12:27).  Puede trabajar duro al principio, pero después dejará que todo se pierda.
  4. Excusas.- Encontrar 100 razones para no hacer algo.  Ya sea que esté muy frío (20:4), o es muy peligroso (22:13; 26:13), o alguna otra excusa ridícula.  Es un maestro en las excusas, no importa cuán locas o increíbles sean.
  5. Desea y habla acerca del éxito (13:4; 14:23).- Es tan ambicioso como cualquiera, pero le falta la motivación y la perseverancia necesaria y eso lo lleva a la frustración (16:26).  No consigue el éxito, porque le falta diligencia.
  6. Está lleno de consejos (26:16).- Cree que de tanto ver a otros que trabajan, ya sabe cómo hacerlo y que tiene la sabiduría necesaria para decirte qué y cómo hacerlo.  De hecho, si gastara menos tiempo tomando café y diciéndote que hacer, lograría hacer lo que se necesita.

Hay que tener cuidado al pensar, que las personas nacen con un temperamento que los lleva a la vagancia.  Sí, es cierto, que algunas personas son más proclives a no terminar las cosas, o a ser lentos, pero todos tenemos defectos que superar y estas características no pueden ser excusa para quedarme en la cama del conformismo y la holgazanería.

CONSECUENCIAS DE LA PEREZA.-

  1. La ruina del perezoso se hace evidente (24:30 al 34).- No la puede esconder.
  2. Sufre pobreza y necesidad (12:11; 19:15).- No obtiene nada por sí mismo.  Dios se niega a darle algo y prohíbe que otros lo hagan (2 Tes.3:10).
  3. Pierde su independencia (12:24).- En ese tiempo la perdían de verdad.  El que no pagaba sus deudas se convertía en esclavo del deudor, hasta que complete el pago con su trabajo.  Hoy, no es así, pero el perezoso no se sustenta a sí mismo y entonces depende de alguien que le dice que hacer la mayoría de las veces.
  4. Frustración perpetua (15:19).- No llega a ningún lado y por eso se frustra.  Está atrapado en su propia prisión de autocompasión.
  5. Irrita a su empleador (10:26).- Cuando quieras que algo se haga bien y a tiempo, dáselo a una persona ocupada, y él lo hará.  Dáselo al que tiene más tiempo libre y te dejará ver porque tiene todo ese tiempo.

Finalmente veamos cuatro características del  que es trabajador:

  1. Está auto motivado y tiene disciplina (6:6 al 8).
  2. Sabe lo que se debe hacer y que debe ser hecho a tiempo (10:4 y 5; 28:19).  No hace las cosas cuando es conveniente, ni lo deja para el último momento.
  3. Recibe reconocimiento (22:29).
  4. Recompensado por su esfuerzo (13:4).

 Creo que nos queda claro, que las palabras cristiano y perezoso, no van bien la una con la otra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s