POBREZA Y RIQUEZA

En el mundo hay ricos y pobres.  Algunas personas pueden tener todo lo que esta vida les puede ofrecer, mientras otros luchan por mantenerse a flote económicamente, y aun otros no pueden ni comer.  Esta es una realidad que no cambiará (Mt. 26:11), y el libro de Proverbios nos dice que todos estamos debajo de Dios (22:2; 29:13).

Al contrario de lo que opina el mundo, Dios no tiene preferencias por las personas que tienen más dinero y al contrario de lo que nos dice alguna teología católico romana, tampoco por los que tienen menos.  Es nuestra justicia y no las riquezas lo que nos librará de la muerte (10:2; 11:4 y 28).

Para el ser humano las riquezas les da cuatro ventajas claras sobre el pobre:

1.- Les da seguridad (10:15; 18:11).

2.- Les trae amigos (14:20; 19:4, 6-7).

3.- Les trae poder (22:7).

4.- Les permite decir lo que desean (18:23).

Definitivamente estas cuatro cosas son verdad, pero lo que no ve el que confía en las riquezas, es que tan efímeras pueden llegar a ser, y al momento que se van nos quedamos sin nada, porque de las cuatro cosas, sobre todo los “amigos”, se van con ellas.

En 1923 nueve de los mas prósperos financistas se reunieron en Chicago. Tenían el mundo a sus pies, eran ricos con mayúscula, pero tan sólo 25 años después, tres se habían suicidado, tres murieron sin un solo centavo, dos estaban presos y uno se volvió loco, demostrándonos con claridad lo poco o nada que las riquezas nos aseguran.

El libro de Proverbios también nos habla de cómo llega la pobreza, haciendo una diferencia entre los que son víctimas de la opresión y la avaricia de otros (22:16; 30:14; 28:3) y aquellos que la obtienen fruto de sus malas decisiones o comportamientos.

Cuando la pobreza tiene que ver con lo primero, Dios lo considera un insulto hacia Él (14:31; 17:5; Mt.25:41-46), e incluso dice que Él cobrará esa cuenta (15:25; 22:22 y 23).

En cuanto a la segunda, el libro de Proverbios nos da algunas razones por las cuales uno empobrece:

–  Negligencia (10:4; 20:13).

–  Darse a los deleites (21:17; 23:21).

–  No usar sabiduría o dominio propio (13:18; 21:20).

–  Gastar tiempo y energía en frivolidades (12:11; 28:19).

Una última cosa que el libro de Proverbios nos aconseja con respecto al tema es como debo adquirir la riqueza y como debo usarla y nos da cuatro consejos básicos:

1.- La riqueza que perdura es aquella que es gradualmente adquirida (13:11; 10:4). Es muy común que la riqueza adquirida en un periodo corto de tiempo, dure muy poco en nuestras manos. (20:21; 28:20).  Leí hace unos años un artículo en una revista sobre los ganadores de la lotería en Estados Unidos, y decía que el 70% de ellos a los 10 años ya no tenían nada.  Sabio el libro de Proverbios al dejarnos ver esta realidad, así que no procuremos riquezas rápidas sino una relación con Jesucristo, que si durará para siempre.

2.- La riqueza obtenida sin escrúpulos será temporal y amarga (20:17; 21:5 y 6; 15:27; 10:2).

3.- Nuestra prioridad no debe ser enriquecernos (23:4 y 5), y si bien tener dinero es una buena cosa e incluso puede venir como bendición de Dios (10:22), hay cosas que son más importantes lograr en la vida y son:

– Conocimiento y sabiduría (8:10 y 11; 16:16; 20:15; 24:4)

–  Temor de Jehová (15:16)

–  El buen nombre (22:1)

–  Integridad (28:6; 19:1)

–  Honestidad ((19:22)

–  Rectitud de vida (16:8 y 19)

4.- Cuidar del pobre (11:24 al 26; 13:7).- El gran beneficio de la riqueza no es tenerla sino usarla.  El Señor recompensará a aquellos que son generosos porque lo hacen como para Él (19:17; 22:9; 28:27).  Nunca podemos hacer demasiado por el pobre y Dios escucha, al que escucha el dolor de otros (21:13).

Debemos asegurarnos de que el tener riqueza no nos ciegue para esas cosas que Dios considera más importantes. Lo que importa no es si somos ricos o pobres sino que vivamos para Jehová todos los días de nuestra vida.

Una respuesta

  1. haydee briones rueda

    excelente como siempre

    junio 28, 2012 en 3:32 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s