UNA PERSPECTIVA SOBRE EL AYUNO

Una vez que hemos visto lo que la Biblia dice del ayuno, me voy a concentrar en ser extremadamente puntual en lo que el ayuno es y no es, de manera que podamos manejar los conceptos con facilidad.

LO QUE EL AYUNO NO ES:

  1. UNA FORMA DE DOBLARLE EL BRAZO A DIOS.- Nuestro Dios es misericordioso y justo y lo que nosotros hagamos no lo obliga a Él a responder de cierta forma. Me explico mejor: supongamos que usted quiere una casa y dice voy a ayunar para que me aprueben el crédito o completar la cuota inicial.  Eso no se llama ayuno se llama huelga de hambre, que es cuando usted reclama un “derecho” a través de que las personas que le deben dar lo que usted reclama vean que está dispuesto a todo para reclamar lo que le corresponde.    Tampoco el ayuno debe usarse para pasar las pruebas que nos vienen, o los llamados “desiertos”, ya que éstos son momentos que Dios usa para nuestra madurez espiritual, y durarán en tanto en cuanto dure su aprendizaje y ni un minuto menos aunque usted ayune.
  2. EXCLUSIVO DE LOS CREYENTES.- El ayuno no nace con la revelación bíblica, sino que era parte de la cultura del medio oriente. Claro, podemos decir que esas otras creencias lo hacen para dioses paganos y que el objetivo es distinto, pero no podemos pensar que es una actividad exclusiva de los creyentes cristianos y por tanto única. De hecho, aun hoy los musulmanes ayunan desde el amanecer hasta el anochecer en el mes de Ramadán y en el Catolicismo Romano es obligación hacerlo una hora antes de la comunión.  Además, hay médicos que recomiendan ayunar uno o dos días al año, pues se ha descubierto que libera las toxinas del cuerpo y permite vivir más saludablemente.
  3. UN SACRIFICIO PARA DIOS.- El único sacrificio que Dios quiere es una vida entregada a El por completo (Rom.12:1) que nace de un arrepentimiento pleno que no es otra cosa que cambiar de dirección de vida y entregársela a Él. No vamos a ganar sus favores ni con ayunos, ni con caminatas de rodillas. Vamos a ganar vida eterna y propósito en esta vida al hacer todo para Él porque ya no vivo yo sino El en mí (Gal.2:20)
  4. NO COMER.- El dejar de comer y dedicarse a otros menesteres no es ayuno. El licuar alimentos sólidos para bebérselos no es ayuno. El ayuno es dedicar tiempo a Dios y puede hacerse al abstenerse de cine, tv, videojuegos, internet, para dedicar ese tiempo a la comunión con mi Señor, renunciando por un momento a actividades licitas pero que me quitan tiempo para mis disciplinas espirituales.
  5. NOS HACE MEJORES QUE OTROS.-Tanto que no debo ni divulgar que estoy en ayuno. Es algo entre Dios y yo, y lo contrario es hipocresía (Mt.6:16 al 18)

LO QUE EL AYUNO ES:

  1. UNA DISCIPLINA ESPIRITUAL.- Es par que YO sepa de quien dependo.  Es una actitud de decirle a mi cuerpo que no todo lo que desea le será dado, sino que mi vida espiritual es más importante. Es una actitud de búsqueda de comunión con Dios, de humillación ante El, para que YO entienda que no soy nadie delante de Él, y me disciplino para buscarlo. Esta disciplina espiritual fue puesta al igual que la oración, no porque Dios la necesita, sino porque YO la necesito, para constantemente saber de quién dependo y que no soy yo el que controla mi vida sino El.
  2. UN TIEMPO DEDICADO A DIOS EXCLUSIVAMENTE.- En el que reemplazo el  tiempo de comida, o de cualquier otra actividad licita para estar con Él. Si evito una actividad y la reemplazo por otra no espiritual no estoy haciendo nada.
  3. NADIE MAS DEBE SABERLO.- Es entre Dios y yo.
  4. HAY UN AYUNO QUE AGRADA A DIOS Y OTRO QUE NO.- En Isaías 58:1 al 12 está clarísimo: no se quiere un ayuno si este no viene acompañado de la piedad.

Se nos pide que ayunemos así:

  • Desatar las ligaduras de impiedad.
  • Soltar las cargas de opresión.
  • Dejar ir libres a los quebrantados.
  • Romper cada yugo.
  • Partes tu pan con el hambriento.
  • Albergues a los pobres errantes.
  • Cubrir el desnudo al verle así.
  • No esconderte de tu hermano.
  • Quitar el yugo de en medio de ti, el dedo amenazador y el hablar vanidad.

Si eso hacemos entonces:

Tu luz vendrá como el alba, tu sanidad aparecerá pronto, tu rectitud irá delante de ti, el Señor será tu retaguardia, cuando clames, el Señor contesta, cuando pides ayuda, Dios te dirá, “Aquí estoy yo”, tu luz subirá en la oscuridad, tu noche será como el mediodía, el Señor te guiará siempre, satisfará tus necesidades, dará vigor a tus huesos, serás como un jardín bien regado, serás un manantial que fluye, tu descendencia reconstruirá las ruinas antiguas, repararás y restaurarás la sociedad.

Podemos concluir  resumiendo todo lo dicho con esta oración: El uso del ayuno está relacionado con la humillación y el arrepentimiento delante de Dios, no con “hacer fuerza” delante de Dios por alguna petición personal.

Una respuesta

  1. haydee briones rueda

    excelente, como siempre gracias, porque es muy necesario que conozcamos esto, para hacer lo que agrada a El Señor y no los que nos rodean

    junio 7, 2012 en 9:06 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s