LAS ENFERMEDADES EN EL CRISTIANO

Dentro de las creencias equivocadas que se manejan en el movimiento neo-pentecostal, está que Dios nos ofrece sanidad física, puesto que Jesús se llevó nuestras enfermedades en el madero (Isaías 53:5), y que, si una enfermedad se mantiene o incluso lleva a la muerte es debido a que el creyente no conoce su derecho a la sanidad.

Los argumentos principales para esta creencia son tres:

  1. Jesús es el mismo hoy, ayer y por los siglos, y por tanto si sanó enfermos cuando estuvo aquí, todavía lo hace hoy.-  Cuando decimos esto nos olvidamos que los milagros que hizo Jesús tenían un propósito claro: mostrar que Él era el Hijo de Dios y que cumplía las profecías dichas acerca de Él, como se lo mandó a decir a Juan. (Mt. 11:4-6).  Jesús hace milagros hoy, por supuesto, pero eso no garantiza que sanará a TODOS los enfermos que vayan a Él; y si una persona necesita milagros para creer, ahí tiene los del Nuevo Testamento.  Si no cree en ellos, tampoco creerá con algunos contemporáneos.
  2. La salvación abarca cuerpo y alma.- La promesa es para la eternidad, no para esta vida. Es cuando lleguemos a Su presencia cuando la enfermedad no nos atacará mas y en realidad seremos sanados.  Por ejemplo, a mi padre, el Señor lo sanó desde el momento que se fue con Él.  Nunca más se enfermará y lo mismo ocurrirá conmigo cuando me muera.
  3. La falta de fe evita la sanidad.-  Es cierto que donde hay falta de fe se pierde cualquier posibilidad de bendición, de hecho, la falta de fe lleva a una eternidad sin Cristo.  Pero, ¿de donde sacamos que la bendición de estar sanos es un derecho de los creyentes?

Si decimos eso, ¿que hacemos con la enfermedad de verdaderos colosos de la fe como Timoteo (1 Tim. 5:23), Epafrodito (Fil. 2:25 al 27), y el mismo Pablo? (2 Cor. 12:7 al 9), para no hablar de cuanto creyente a muerto y que para hacerlo tenían que enfermarse: Lutero, Moody, Calvino, Stott, solo para nombrar los primeros que me vienen a la mente.

Es increíble como lanzamos una teoría teológica que suena bien, pero que no tiene un verdadero respaldo escritural y cuando vemos a gente, aun ahora, servir al Señor a pesar de sus enfermedades, demostrando más el amor de Dios y por Dios, llevando a más gente a una relación con Cristo, que muchos de nosotros que estamos sanos.

“Bástate en mi gracia”, no es algo dicho solo para Pablo sino para todos nosotros.  “Mi poder se perfecciona en tu debilidad”, no era para Pablo solamente es para todos nosotros y la respuesta de él debe ser la nuestra: "De buena gana me gloriaré en mis debilidades para que repose sobre mí el poder de Cristo" (2 Cor. 12:7-10).

Esta actitud de aceptar mis debilidades es lo que me hace un testimonio vivo. Ahí es donde las personas pueden ver al Señor obrando y donde yo puedo ser perfeccionado para cumplir el propósito de Dios en mi vida.

No mis queridos amigos, no es siempre mi sanidad la que me hace un hijo de Dios bendecido, sino que es la búsqueda incesante de una relación con El, que debe realizarse a través de mis luchas, la que bendecirá mi vida y la de las personas a mi alrededor.

Muéstreme un creyente que no luche con alguna enfermedad, deseos homosexuales, depresiones, dolores emocionales, etc… sólo los podrá encontrar en el cementerio o en su imaginación.

Después de analizar estas tres cosas quiero incorporar algunos razonamientos adicionales que son:

A.- Una de las cosas que da cabida a esta creencia es el avance de la medicina.  Al contrario de los cristianos de los anteriores siglos, nosotros damos como un hecho cierto la salud, puesto que la enfermedad y la muerte son cosas distantes, para nada comunes, como lo era antes, donde los creyentes vivían a diario con la enfermedad y la muerte.

Yo me pregunto ¿cómo es que estos estudiosos de la Biblia no invocaban Isaías 53?

B.- En lugar de dar respuesta bíblica a la enfermedad y la muerte, le estamos ofreciendo a las personas un seguro contra las cosas que nos dan más miedo, que son el dolor y la muerte nuestra o de un ser querido.  Suena lindo que Dios no nos va a dejar sufrir, pero eso no es verdad, Él es un Padre y permitirá nuestro camino hacia la madurez cristiana, aunque esto incluya dolores de crecimiento.

C.- Nuestros cuerpos se deterioran inexorablemente y la enfermedad y la muerte son nuestro destino final aquí y no es la promesa de Dios estar bien aquí, la promesa es llevarte a un sitio mejor, y es mejor porque Él esta ahí, estará junto a ti con su amorosa presencia dejándote ver que finalmente ESTAS EN CASA.

3 comentarios

  1. Tamara Cruz

    Totalmente deacuedo contigo. Es en la debilidad que el , Jesus se perfecciona en nuestra vida, esto nos ayuda a siempre regresar a el y nos ayuda a recordar lo debiles que somos sin El. Una vez escuche hablar la historia de un filosofo que contaba que un amigo de el antes de morir le mando a decir que si se podia luchar contra los deseos homosexuales, el durante toda su vida batallo cada dia contra ellos por que deseaba poder estar con Cristo en la eternidad, el busco a Cristo cada dia pidiendole que su hombria habitara en el. Al final lo logro.

    mayo 3, 2012 en 2:11 pm

  2. roosevelh

    Lindo hermoso

    mayo 7, 2014 en 7:56 pm

  3. Sissy-Emperatriz

    Bueno, es PARCIALMENTE cierto lo que se dice aqui, pero no es ni contundente ni es la verdad universal. Yo solo quiero dejar mi experiencia personal, lo que he aprendido y experimentado en mi largo caminar con el Señor: Se me enseñó (estudié Teología)desde niña que la enfermedad era algo normal y que era la voluntad de Dios que si enfermámos,asi permanezcamos (sobre todo hablando de enfermedades críticas). Pero la BIBLIA es PALABRA VIVA, no es un libro de Teología ni que cuenta la historia del Hijo de Dios, y cuando me ví frente a enfermedades muy fuertes,como cáncer, y frente a problemas extremos con gente muy poderosa,alli no me sirvió de mucho ni la enseñanza doctrinal aprendida,ni la Teología,allí era cuestión de creer o no creer, que podía yo vencer obstáculos sobrehumanos con tan sólo hacer mía la PALABRA,apropiarme de cada promesa, creer que así como Dios actuó en el pasado con aquellos grandes hombres, asi lo haria conmigo si fuera necesario……y saben que pasó??? Simplementé al creerlo con todo mi ser, la PALABRA se hizo viva en mi, y sané del cáncer de una forma maravillosa, me libró de manos de enemigos poderosos,me sacó de la ruina total, y me puso por cabeza y no por cola…..todas y cada una de las promesas que reclamé como mías, se fueron cumpliendo una tras otra sin faltar ninguna. Y no solo en mi, sino en toda mi familia….así que, se cumple inexorablemente: “Al que CREE, TODO LE ES POSIBLE “(Marcos 9:23). Todo se resume en esto: según tu fé, asi te sera hecho: Si crees que es la voluntad de Dios que estes enfermo, asi te sera hecho, y si crees que el Hijo de Dios y sus milagros no tienen fecha de vencimiento, también así te será hecho. La elección está en cada uno. La Biblia , con sus promesas y sus milagros,no tienen caducidad. Es el hombre quien está limitado por el tiempo,espacio y materia,no Dios ni su Palabra.

    octubre 27, 2014 en 11:14 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s