EL ODIO

Otra de las condiciones del corazón humano, de la que nos habla el libro de Proverbios, es el odio y sus repercusiones, tanto en mi emocionalidad como en mi relación con Dios.

Sin duda, ningún creyente, de hecho ninguna persona que se sienta una "buena persona" admitirá sentir odio, resentimiento si, fastidio si, pero ven el odio como una condición solo de los malvados y la camuflan a través de racionalizar esta emoción y justificarla como algo pasajero y que no lo domina.

Sin embargo, para la Biblia este es un problema grande del corazón humano, que considera ésta emoción, o al menos, su parte más oscura, como comparable a un asesinato (1 Jn. 3:10 al 15).

Todos estaríamos de acuerdo que el asesinato es un crimen atroz, raramente pensado por la gente que cree en Dios, pero el odio es un estado demasiado común entre nosotros y que se encuentra en nuestro interior.

El odio se esconde tras las calumnias que decimos, las lisonjas, convirtiéndonos en hipócritas que alabamos con nuestra boca y maldecimos en nuestro interior (26: 24-26; 10:18) 1.

El odio solo puede producir disensiones (10:12) y finalmente nuestra falta de perdón y misericordia se vuelve a nosotros (26:27 No deje de ver el contexto del 24 al 28). Note además que en estas listas de pecados del Nuevo Testamento, el odio o sus consecuencias están en el medio de estos comportamientos (Gal. 5:19-21; Tit. 3:3; Stg. 3:10-18: 1 Ped. 2:1) y que Proverbios nos dice claramente que no nos podemos regocijar ante el mal de otros, incluyendo a nuestros enemigos (17:5, 24:17) y que ninguna cosa material nos compensa el tener que vivir con odio (15:17).

El odio solo nos trae envidia y celos, el deseo de hacer daño propagando rumores y chismes (26:28; 10:18) y un deseo de retaliación (20:22; 24:29).

Con toda esta información permítame mostrarle lo que pasa cuando nos entretenemos con la ira, el resentimiento y el odio:

  • Nos preocupamos de nuestros derechos como algo prioritario.-  Nuestros padres nos enseñaron que debemos hacernos respetar y no permitir que nadie pase por encima nuestro. Vivimos tan preocupados con esto, que al momento de un acto que considero me daña en mi amor propio, enseguida me vengo, que no es otra cosa que una defensa con contraataque (por cierto lo hacemos hasta con las personas que amamos como nuestros esposos/as), sin importar que produzco mas daño que el inicial.
  • Nos  olvidamos de la  sanidad de  nuestra alma.-  Cristo  dijo  que  debemos poner la otra mejilla, porque debemos tener nuestra alma siempre libre para el amor de Dios y al estar preocupado de la venganza y el odio, dejo de enfocarme en El y su amor, dándole a mi enemigo la facultad de interferir en mi relación con mi Padre. Lo que Dios quiere, no es que seamos bobos, sino que no nos enfermemos emocionalmente, perdonando las faltas que se nos han hecho.
  • Nos olvidamos que nuestra prioridad son las almas perdidas.-  No, Dios no quiere vengarlo y salir al frente por sus derechos. Lo que El quiere es que saquemos la mayor cantidad de gente del camino al infierno.

Si usted es como yo y está seguro que solo hay dos sitios donde las personas pasaran la eternidad: cielo o infierno, entonces tiene que entender que esa es la única razón por la que vivimos una vez que aceptamos a Cristo como Señor y Salvador.

Efectivamente, usted no está en este mundo para que Dios le de mas alegrías, porque ¿que alegría mayor puede haber que estar con El en el cielo?  Está aquí solo con una misión que Pablo nos la dejó ver con claridad en Filipenses 1:21-23.

Si esto es así, yo no tengo tiempo para reclamar derechos, ni para odiar gente, solo tengo tiempo para hablarles del amor de Dios y si no me quieren oír, entonces orar por ellos. No tiene importancia como me traten, lo importante es que los trate con amor para que en algún momento les pueda llevar a Cristo.

¿Se imagina que pasaría si una persona que usted insulta porque le cruza el carro, después lo oye hablar de Cristo? Usted hizo prevalecer sus "derechos" pero el alma se perdió irremediablemente.

Deje de pedirle al Señor que le haga justicia por su enemigo, El no va a contestar esa oración. Empiece a pedirle por el alma de el/ella y verá el regocijo en el corazón de Dios y en la suya.

Recuerde siempre no es el odio el que logra el perdón, sino el amor el que cubre todos los pecados (10:12).

——————–

1 NOTA.- Cuando no específico el libro de la Biblia es porque es Proverbios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s