EL PROCESO DE TRANSFORMACION DE UN CRISTIANO

Esta es una época del año donde acostumbramos a tomar resoluciones. Donde nos dedicamos a planificar lo que será el nuevo período en nuestras vidas. Todos los años las hacemos y ya en febrero nos olvidamos de las libras que íbamos a bajar, la plata que íbamos a ahorrar, los libros que íbamos a leer, etc.

¿Es que algo anda mal en nosotros? ¿No tenemos fuerza de voluntad?

Puede que así sea, en algunas personas, pero la primera razón en mi opinión es que simplemente una resolución no hace que nosotros cambiemos, es la transformación de mente y corazón lo que produce el cambio, de otra forma, en febrero estamos con el triple helado de chocolate.

En los cristianos este cambio solo llega cuando nos dejamos transformar por Cristo. Creo que el ejemplo más claro está en Nicodemo (Jn. 3:1 al 15). Este líder religioso se encuentra con un desafío de vida, todo lo que había considerado como logros no servía. Su vida dedicada a la disciplina religiosa, a la rigurosidad del cumplimiento de más de 300 leyes, había sido equivocada, casi que un desperdicio. La solución para encontrarse con Dios era muy diferente a lo que él había pensado.

Hoy, más de 200 años después, los cristianos seguimos cometiendo el mismo error: pensamos que la disciplina en no pecar  o  en hacer buenas obras nos acerca a Dios. El ir a la iglesia, orar, leer la Biblia, son una necesidad para estar bien con Dios, e incluso en algunos círculos requisitos para gozar de sus bendiciones.

Déjame hacerte una pregunta ¿Cuál es mi responsabilidad cristiana? Con mucha pena escucho una y otra vez decir que es hacer esto o aquello, no pecar, tener ciertas disciplinas, etc., cosas que son buenas pero que no son ni de cerca lo que un cristiano debe buscar.

Lo nuestro es buscar tener intimidad con Dios, tener una relación cada vez más estrecha con El, buscarlo no por las bendiciones sino por relacionarnos con El. Como dice Juan Luis Guerra en una canción: “Tan solo he venido a estar contigo, a ser tu amigo, a compartir con mi Dios, a alabarte y darte gracias, tan solo gracias por lo que has hecho Señor, conmigo”.

Debemos buscar incesantemente una relación de confianza con El y como en toda relación, yo no puedo confiar en quien no conozco, de manera que, si queremos tener una responsabilidad cristiana es conocerlo y relacionarnos con El. (Jer. 9:23 y 24; Os. 6:6).

Cuando uno entiende esto entonces es fácil adquirir disciplinas que no son mi responsabilidad, sino mi placer. Que no son algo que tengo que hacer sino algo que deseo cada vez más, que añoro cuando no lo tengo y que aprovecho al máximo cuando estoy leyendo u orando o cualquier otra actividad espiritual.

Al llegar a este punto uno puede leer Efesios 4:17 al 32 entendiendo de que se trata:

1.-   LO QUE ERAMOS ANTES  (17 al 19).-  Miren lo importante de mis pensamientos. Los gentiles tienen pensamientos frívolos, tienen oscurecido el entendimiento y la ignorancia los domina, y es debido a esto que perdieron la vergüenza, son inmorales e indecentes. Las escrituras contrastan el poder que tienen la ignorancia y el error para corromper y el de la verdad para liberar, ennoblecer y purificar.

       Mira el camino descendente de los no creyentes: Primero la dureza del corazón, usando la palabra “poros” que es una roca de mármol, se ha perdido toda sensibilidad. Segundo, tienen el entendimiento oscurecido,  como consecuencia se alejan de la vida que proviene de Dios y terminan perdiendo toda vergüenza, entregándose a la inmoralidad y ningún acto indecente los sacia.                                    

2.-  LO QUE NOS TRANSFORMA (20 al 24).- La primera parte evoca la imagen de una escuela: aprendido, oído y enseñado. Nuestra transformación empieza cuando aprendemos quienes somos en Cristo, y entendemos el amor incondicional de Dios, que no depende de lo que haces, sino de quien eres.

       Lo siguiente es el cómo cambiar. Nos despojamos de lo viejo y entra lo nuevo. Me cambio para la boda, para pasar de preso a libre o de soldado a civil. No se puede hacer si no se qué es lo nuevo y que lo viejo. Nos hemos convertido en una nueva creación y como consecuencia hemos recibido una mente nueva que debe renovarse constantemente.

3.-   UNA VIDA TRANSFORMADA (25 al 32).- Mira lo que sale y lo que entra, pero no lo hace como consecuencia de la disciplina, sino de la relación cada vez mas intima que tengo con Dios mientras más lo conozco.

Ruego al Señor, que las personas que hablamos de Él y enseñamos de Él, tengamos la claridad para decirle a la gente: deja de tratar de complacer a Dios con tus obras y complácelo al buscarlo íntimamente, conociéndolo cada vez más, no porque alguien te lo cuenta, sino porque vas a la Palabra.

Te dejo con estas palabras de Dwight W. Moody:

“El cristiano es mas culpable de no vivir lleno del Espíritu Santo,

que él no cristiano de no aceptar al Señor”.

2 comentarios

  1. Pandy

    Personalmente encuentro más fácil cambiar en cosas emocionales que entrego al Señor (perdonar a tal persona, dejar de preocuparme por tal cosa, etc.) que cumplir en cosas “físicas” como una dieta, completar una lectura, no fallar en mi rutina de ejercicio… como que en ese tipo de cosas no lo involucro al Señor y solo trabajo con mi escasísima fuerza de voluntad. Estoy errando en eso no???

    enero 4, 2012 en 1:00 am

  2. Javier P.

    Que bonito entender que la relación con Dios debería ser un acercamiento natural, un interés genuino en conocerle, por la dicha de hacerlo, no por esperar que saco a cambio de esa relación. Cuando niño, recuerdo buscaba relacionarme con mis amiguitos o vecinos por el simple hecho de acerlo, quería conocerles, quería jugar con ellos, quería saber qué les gustaba, que comían, era un proceso natural de relacionamiento.
    Cuando me volví adulto e “inteligente”, empecé a relacionarme por interés, quería sacar algo de cada relación, nunca estuve comprometido con las relaciones, sino relacionado por compromiso…
    Bueno pues, manos a la obra, a buscar intimidad con Dios, todavía no se como, pero quiero hacerlo….

    febrero 6, 2012 en 7:13 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s