¿PODEMOS HACER PACTOS CON DIOS?

Oímos repetidamente por televisión invocaciones a pactos que nosotros debemos provocar o hacer con Dios, por iniciativa propia.

Todos estos pactos de “bendiciones” son para pedir un favor de Dios: que tu hijo salga de las drogas, que te sane a ti o un familiar de una enfermedad, que te de dinero, etc. Para todos ellos la forma como se lo consigue es sellando el pacto ofreciendo dinero a la estación que hace las llamadas “maratónicas”.

Vamos a examinar los siete pactos de la Biblia para ver las características comunes y poder concluir si lo que hacen es bíblico o no:

  1. El pacto Edénico.- Mediador: Adán. Mandato: No comer del árbol de la ciencia (Gen. 2:15).  Promesa: La tierra (Gen. 1:28) y El Mesías (Gen. 3:15).  Señal: Vestiduras de piel (Gen. 3: 21).
  2. El Pacto Nonático.- Mediador:  Noé.  Mandato: Construir y entrar en el arca (Gen. 6:18).  Promesa: No volver a destruir el mundo con agua (Gen. 9:11). Señal: Arco Iris (Gen. 9:12 y 13).
  3. El Pacto Abrahámico.- Mediador:  Abraham.  Mandato: Yo seré tú Dios y el de tus descendientes (Gen. 17:7).  Promesa: Tierra e hijo (Gen. 15:5 y 6, 18).  Señal: La circuncisión (Gen. 17:9 al 14).
  4. El Pacto Sináptico.- Mediador: Moisés. Mandato: Cumplir la ley (Ex. 19: 5).  Promesa: Serán mi pueblo escogido (Ex. 19:6).  Señal: Las tablas de la Ley (Ex. 20:1 al 17).
  5. El Pacto Levítico.- Mediador: Levi.  Mandato: Ser sacerdotes (Lev. 25:12 y 13).  Promesa: Sacerdocio perpetuo (Lev. 25:13).  Señal: La sal en las ofrendas (Lev. 2:13 y Num. 18 y 19)
  6. El Pacto Davídico.-  Mediador: David.  Mandato: Guiar al pueblo y gobernar (2 Sam. 5:2).  Promesa: Trono eterno (2 Sam. 5:16).  Señal: El gobierno universal del Mesías (Jer.31:31).
  7. El nuevo Pacto.- Mediador: Jesús. Mandato:  Aceptar a Cristo (Jn. 1:12).  Promesa: Vida eterna y el Espíritu Santo (Jn. 5:24 y Gal. 3:14).  Señal: La santa cena (Mt. 26:26 al 29).

De estos siete pactos podemos sacar las siguientes conclusiones:

  • En ninguno de ellos Dios pide plata como condición.
  • Todos son MI PACTO. El único iniciador es Dios, nunca el hombre.
  • Todos son para dar, en ninguno Dios pide cosas para El.
  • En todos al hombre se le pide obediencia, fidelidad, y dependencia total a Dios.
  • En la Escritura cuando los hombres se fueron por dioses paganos, ahí sí, hicieron pactos con ellos, como los que hacen los satanistas para recibir favores en este mundo. Vea Jueces 8:32 y 33 y recuerde que la palabra berit es pacto y Baal era un dios pagano. Murió Gedeón y los israelitas salieron a hacer pacto con los dioses paganos. Cuidado y por ignorancia estamos haciendo lo mismo.
  • Nada hay en la Palabra de Dios sobre pactos que puede iniciar el hombre, o cosas que el hombre puede dar para que Dios recompense con dinero o cualquier dádiva parecida.

Contra esta última aseveración el movimiento neo pentecostal propone dos versículos para probar que el hombre si lo puede hacer, dejando de lado el peso del resto de la Escritura y son:

Salmos 50:5.- “y dice: Juntadme a mis santos, los que han hecho conmigo pacto con sacrificio”, pero cuando uno va al original hebreo lo que dice es:Juntadme a mis santos, a los que se sometieron a mi pacto de sacrificio”.  Esto aclara que es un sometimiento del pueblo a un pacto ya establecido.

Esdras 10:3.- “Hagamos ahora un pacto con nuestro Dios de despedir a todas las mujeres y a sus hijos, conforme al consejo de mi señor y de los que tiemblan ante el mandamiento de nuestro Dios; y que sea hecho conforme a la ley.” En esta porción lo que se está hablando es de volver a un pacto que estaban quebrantado al tener acuerdos conyugales con mujeres extranjeras, más no de un nuevo pacto.

Diferente es también el hacer votos, que es una promesa que le hago a Dios, más no un pacto. Ejemplo de esto lo vemos con Josué en Gen. 28: 19 al 22, o el voto del nazareato o el de la mamá de Samuel al decirle a Dios que si le daba un hijo lo pondría a su servicio. El voto es abstenerse voluntariamente de algo permitido.

El voto es una petición respetuosa a Dios, no una exigencia, ya que nadie puede obligarlo.

La próxima vez que, en tu congregación o en la televisión o radio, escuches a un predicador decir que pactes con Dios, recuerda que nadie puede hacer pactos con Dios, sino que él nos invita a nosotros a SU PACTO. Que no pide a cambio dinero, sino tu total obediencia y fidelidad.

¿Es Dios un Dios de pactos?  Sí, en la medida que El propone y cumple sus pactos, pero NO ES UN DIOS DE PACTOS, desde el punto de vista de que no acepta pactos propuestos por sus criaturas.

About these ads

Una respuesta

  1. Walter

    Un mensaje profundo y a la vez revelador de lo que verdaderamente Dios quiere para nuestras vidas. Dios dice en su palabra, que primero busquemos el reino de Dios y su justicia y q lo demas sera anadido. Ademas si tienes alguna necesidad de cualquier tipo. Solo tienes que recordar lo q Dios nos muestra en la biblia. No recuerdo la cita ” si permaneces en mi, y mis palabras en ti. Pedid al padre lo que querias que os sera hecho. En el permancer y vivir una vida cristocentrica. En obediencia y santidad. Esta la respuesta a todas nuestras necesidades. Debemos de anhelar aun mas su presencia, porque Dios siempre nos sostendra con la diestra de su justicia.

    noviembre 26, 2011 en 12:53 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 169 seguidores